Con este espíritu, los propietarios de esta casa han dispuesto y estructurado su jardín: una terraza de madera al principio, instalada delante de los salones, y una pérgola al año siguiente. Mientras tanto, se ha plantado el terreno (algunos árboles frutales y largos parterres de flores) y se ha sembrado la hierba para obtener un césped impecable en los meses de verano. Hecho a medida, la estructura de la pérgola se compone de dos postes de apoyo, sellados en el césped (mediante pies de poste galvanizados comprados comercialmente), rodeados por un travesaño frontal y dos medias correas (que actúan como correas) fijadas a la fachada mediante anclas metálicas de fabricación casera).