Las válvulas termostáticas electrónicas ofrecen la posibilidad de programar la temperatura de una habitación en función de las horas de presencia o ausencia, pero también con una mayor precisión que puede utilizarse para subir a un décimo de grado . El ahorro de energía será mayor con este modelo, que es mucho más preciso, pero el precio de compra es casi el doble. Cabe señalar, sin embargo, que los cabezales electrónicos no funcionan en todos los cuerpos de los grifos. Al elegir las válvulas termostáticas, es esencial comprobar que el modelo se adapta a los radiadores de su casa.